AlMomento.net http://almomento.net Noticias en la red al instante Mon, 27 Jul 2015 01:00:34 +0000 es-ES hourly 1 http://wordpress.org/?v=4.2.3

La primera de Sabana Iglesia

.
Visita Sabana Iglesia, lugar de encanto!!

Translate

Translate

Translate

miércoles, 1 de septiembre de 2010

LA CHANCLETA SAMURAI

POR FEDERICO DANIEL MARCOS DIDIEZ*
http://www.sabanaiglesia.org/
Desde el corazón de Sabana Iglesia

Usted puede estar seguro que el que inventó la chancleta Samurái nunca se imaginó que en la República Dominicana tendría diversos usos y como misterio de la vida, pasarán a formar parte de la cultura misma del pueblo dominicano. Los chinos la hicieron, pero aquí se les bautizó con el nombre de "chancleta Samurái" y se le descubrieron múltiples funciones las cuales describiremos más adelante.

Comúnmente se utilizaba como un calzado de diario. Esto era para dejar que nuestros tenis y los zapatos pudieran respirar. Estas chancletas no tenían acabadera; según eran de feas, así mismo eran de duraderas porque hasta que no se "descocotaban" o no le cabían otra costura más no se botaban.

Estas, cuando se rompían por un extremo, se cosían con alambre dulce bien caliente y un alicate. Esta era una intervención quirúrgica muy practicada con este tipo de calzado y en otros casos, cuando se abrían un poco en la parte de arriba que cubría el pie, la terminaban de rajar y le ponían cordones haciéndole hoyitos como si fueran tenis.

Luego se le conoció otro uso el cual pasó a ser bien frecuente, y era el de utilizarla para “dar pela” a los niños. Eran las favoritas de los padres a la hora de castigar físicamente a los que eran muy “carpetosos”. Estas eran tan exactas y precisas que cuando se lanzaban adquirían la propiedad de un misil “Tomahawk”, ya que cuando uno emprendía la huída para de esa forma darle un stop a la pela en cuestión, las chancletas Samurái doblaban por los pasillos detrás de uno hasta que Plahfss! se le pegaban en la espalda, en el cuello o en la cabeza.

Luego llego otra versión de chancleta Samurai, que se le conoció como “roba bola”. Tenían el taco hueco con varias divisiones y los muchachitos marrulleros las usaban para robarse las bolas o “bellugas” ya que cuando pisaban el round se metían las bolitas en los huequitos de la chancleta.


Esta modalidad agravó un problema existente. Sucede, que cada vez que un lindo perrito hacía de las suyas en la hierba del frente, o en la acera, para limpiar la chancleta solo se necesitaba detergente y un cepillo de pared y así se solucionaba el problema en cuestión, pero al llegar los cuadritos en el taco, había que recurrir a un palito más una manguera a presión para extinguir el material canino indeseable. Después de terminado el trabajo, las chancletas eran mandadas a "cuarentena" al techo por 2 días y con la suela “pá rriba”.

Un error fundamental el cual incurríamos todos cuando pisábamos el "vidrio inglés" era ir a limpiar las chancletas en la hierba, acción esta que hacía adentrar mucho más en los cuadritos el "Veneno En pasta Canino".

Uno de los usos más creativos que pude ver fue el de utilizarlas como bisagra y como cerradura de rejones de gallina y corrales de animales. En algunos sitios hacían puertas con palos de madera para los corrales cogiendo un par de estas chancletas la clavaban una mitad en un poste que servía de marco y la otra mitad en la puerta. Esta hacía la función de una bisagra con la consecuente durabilidad.

Las chancletas Samurái también se utilizan para calzar los tanques de gas cuando se les dañaba el fondo y para cerrar las ventanas de madera que antiguamente se usaban. Eran ideales como frenos cuando en las bicicletas de canasto de los colmados estos se dañaban al igual que en los carritos de “caja e’ bola”. Una chancleta cualquiera no aguantaba ese “fuete”, pero la Samurai hacia el trabajo.


Los más bellacos, en los cuales no me incluyo, al jugar “mano caliente”, en vez de golpear al que estaba de turno con las manos, les daban con las Samurái y obviamente, este era el final de juego.
*El autor es musico y vive en Santo Domingo.

Reacciones:

3 comentarios: