AlMomento.net http://almomento.net Noticias en la red al instante Mon, 27 Jul 2015 01:00:34 +0000 es-ES hourly 1 http://wordpress.org/?v=4.2.3

La primera de Sabana Iglesia

.
Visita Sabana Iglesia, lugar de encanto!!

Translate

Translate

Translate

miércoles, 27 de marzo de 2013

Recordando a Daniel Núñez (Ñaño)

Por:Arq. Edwin Almonte
http://www.sabanaiglesia.org/

Desde el corazón de Sabana Iglesia
Artículo escrito el 11 de septiembre del 2011 el cual reproducimos hoy 27 de marzo del 2013


La palabra Ñaño tiene varios significados dependiendo del país donde se use, por ejemplo en Bolivia, Ecuador y Perú es una persona unida por amistad intima, mientras que en Colombia y Panamá es alguien consentido o mimado en demasía. También se conoce como ñaño al hermano mayor y algunas veces como sustituto de la palabra niño tanto para el masculino como para el femenino.

En República Dominicana la palabra Ñaño se usa como apodo de personas, sin conocerse otro uso para el mismo.

En Sabana Iglesia esta palabra, a la que hacemos referencia, ha llegado a ser sinónimo de una persona con mala suerte. Por ejemplo si se te pierde algo muy valioso alguien pudiera decir ¨Tu si estás ñaño.¨ Si has ido varias veces al consulado y no te han visado la gente pudiera decirte: ¨Tu si eres ñaño.¨ Si no has podido conseguirte la mujer por la cual te desvives alguien pudiera decirte ¨Mi hermano usted si tiene una suerte ñaña.¨

Pero sobre todo si vas de pesca y no logra picarte más que el sol al regresar a tu casa es seguro que te dirán en tono de burla ¨Pero que hombre más ñaño este.....¨

Y es precisamente por la labor de ir de pesca que viene esta expresión popular usada comúnmente por los sabanaiglesenses.

Un señor llamado Daniel Núñez, conocido popularmente con el sobrenombre Ñaño quien siempre ha vivido en la comunidad de los puentes de nuestro municipio, era una persona muy asidua a visitar el río Bao antes de ser represado en busca de anzuelar algunos peces. Su figura de tez oscura ataviada de ropas sencillas era frecuentemente vista atravesar el pueblo con una caña de pescar hecha de vara de guayabo y un macuto de paja donde llevaba los demás accesorios para la pesca.

Este recorrido hasta el río lo hacia a pies en horas de la mañana y retornaba casi al anochecer de la misma forma. A pesar de estar todo el día de pesca Ñaño regresaba con las manos vacías sin la posibilidad de haber anzuelado alguna carpa, trucha o dajao.
Cuando alguien le preguntaba porque no había obtenido ninguna pieza el decía que habían picado pero que al momento de sacar el pez este brincaba y se le escapaba de las manos.

Esta visita de Ñaño al río se repetía diariamente y asimismo se repetía la misma historia de no haber pescado nada. A partir de esos acontecimientos es que comienza a rumorarse en el pueblo que Ñaño era un hombre de mala suerte porque nunca pescaba ni siquiera una pieza.
Por esta razón muchas personas cuando iban de pesca y se encontraban con Ñaño en el río se iban lo más lejos posible de el para que no le dañara el día; de hecho había personas que cuando veían a Ñaño por las calles del pueblo se cruzaban a la acera contraria para que no se le pegara la mala suerte de este hombre.

Cuentan que una vez Ñaño había logrado anzuelar varias piezas y las tenía tendida en un cordel que había improvisado, pero su suerte al decir de la gente era tan terrible que ya a punto de marcharse del río y poder atravesar el pueblo mostrándoles a todos sus piezas anzueladas y que su suerte no era tan mala, decidió darse un zambullón en el río sin darse cuenta que unos cerdos propiedad de Milito Díaz, ya fallecido, arremetieron contra los pescados y se los comieron. Este hecho aumentó aun más la desconsideracion sobre Ñaño y por ende su fama de mala suerte.

Es así como Ñaño se convierte en una leyenda urbana en Sabana Iglesia hasta el punto que muchas historias se han tejido alrededor de su figura, algunas de ellas fruto de la exageración humana como aquella que cuentan que en una fría nochebuena estaban tirando fuegos artificiales y hubo un montante que luego de ser encendido solo hizo el amago de subir por los aires, pero no subió, el cual fue regalado a Ñaño que se encontraba en la escena. Según narrara Augusto de Los Puentes, este montante lo guardó Ñaño debajo de la almohada para que los muchachos no se lo fueran a sustraer.
A la hora de irse a dormir Ñaño se había olvidado que el montante estaba debajo de su almohada y fue tan mala su suerte que en la madrugada el montante explotó dejando a nuestro héroe sordo por dos semanas y con las cejas llevadas de su cara como si fuera un pescado.

Es por esto que cuando alguien no tiene el éxito esperado en alguna actividad la gente le dice que tiene La Suerte de Ñaño llegando a convertirse esta expresión en un regionalismo en Sabana Iglesia cuyo significado es el de alguien que tiene mala suerte.

NOTA:
Hoy 27 de marzo del 2013 ha muerto en Sabana Iglesia Ñaño. nuestras condolencias a sus familiares.

Reacciones:

0 comentarios: